El impacto que la satisfacción de las personas tiene en los resultados de las empresas ha sido demostrado con creces. El informe “El bienestar y la importancia de la cultura del lugar de trabajo”, de Great Place to Work, llama al bienestar “un impulsor clave del compromiso” y destaca que está fuertemente relacionado con la intención del empleado de permanecer o abandonar su empresa. Además de disminuir la tasa de rotación, las fuerzas de trabajo más felices tienden a ser más productivas, amigables, relajadas y creativas, y todas tienen un impacto positivo en el desempeño de la compañía.

Entonces, ¿cómo podemos incorporar felicidad en el lugar de trabajo? Al hablar sobre este tema, Mark Batey, profesor titular de psicología organizacional en Alliance Manchester Business School, dice: “Esta es la era humana del lugar de trabajo. Los mejores lugares para trabajar son aquellos en los que la gente puede florecer y ser lo mejor de sí misma, en lugar de pretender ser otra persona cinco días a la semana. El lugar de trabajo perfecto también brinda a las personas flexibilidad y autonomía en cuanto a dónde y cómo funcionan, sobre la base de una cultura de crecimiento y confianza “.

En este escenario resulta crucial, además, tener presente el perfil de los Milenials o generación Y , que muestra una gran necesidad de pertenecer, conectarse y contribuir a un bien mayor. Para esta generación altamente colaborativa es vital el sentido de significado en el trabajo.

Por otro lado, los expertos recomiendan cambiar la forma en que vemos el entorno laboral. En este sentido, Dezeen argumenta que las oficinas se están alejando de ser una herramienta diseñada para aumentar la productividad de los trabajadores, para parecerse a un lugar que priorice el bienestar de la gente. De hecho, una encuesta realizada por Office Genie reveló que el diseño del lugar puede llegar a aumentar en un 33% la satisfacción de los trabajadores.

Coworking y felicidad

No en vano los coworkings son un fenómeno en alza. Ya no sólo son apreciados por emprendedores y autónomos, sino que cada vez más las empresas encuentran en esta modalidad de trabajo una excelente alternativa para los empleados “satélites” o sus sedes en otras ciudades. ¿Por qué? Lejos de un tema de costos (sin duda es más barato que alquilar una oficina), el éxito de un coworking radica en su filosofía, que favorece el intercambio de ideas, el networking y la generación de nuevos negocios.
La dinámica de convivencia y la atención que se da al diseño de los espacios se traducen en bienestar y comodidad, y esto, a su vez, en sentido de pertenencia, iniciativa, motivación, colaboración, proactividad y mejores resultados.

Dicho de otra forma, el coworking va en ascenso porque incluye muchas de las claves que suman bienestar en el trabajo, y responde a las necesidades de los nuevos tiempos y generaciones de profesionales.

En Nidus39 nos complace experimentarlo a diario y nos enorgullece ver que estamos en línea con las tendencias que construyen el futuro. 🙂